LA HISTORIA DE HARLEN CASTILLO, EL QUERIDO CHIPI CHIPI

En el 2015 llegó al Deportivo Pereira un joven llamado Harlen Castillo, como uno de tantos muchachos que buscan una nueva oportunidad para cumplir sus sueños. Ya había pasado por Fortaleza y las inferiores de Medellín, Nacional y Envigado. Precisamente al equipo naranja había llegado a los 12 años, buscó la posibilidad como delantero, pero por una casualidad del fútbol debió atajar en un partido, tapó un penal y le cambió su historia en el fútbol.

Harlen terminó siendo arquero y poco a poco se tomó confianza, y marcaba la diferencia evitando las opciones de gol. El hijo de Istmina, Chocó, comenzó a volar y volar en cada entrenamiento, en cada partido y siempre llamaba la atención de sus técnicos y compañeros de puesto. En 2015 Víctor Soto y Alexis Márquez sabían que ese tercer arquero, calladito, humilde, noble, era una buena competencia.

Y así comenzó a escribir su mejor historia el popular Chipi Chipi; en 2016 llegó el profe Craviotto y para el puesto de arquero se contrataron dos buenos profesionales, el uruguayo Martín Rodríguez y el colombiano Mauricio Mafla.

Al final, Mafla tuvo una buena temporada y no dio ventajas para que lo cambiaran. Sin embargo, Chipi Chipi siempre trabajó con las mismas ganas, con la misma fe, pensando en su esposa y sus hijos.

Craviotto nunca olvido lo que hizo Harlen en cada entrenamiento, siempre observó sus capacidades, su disciplina, su dedicación para corregir y aprender de esta difícil posición.

La vida, a veces imperfecta, y a la vez tan perfecta trajo de regreso a Craviotto a Deportivo Pereira. El estratega argentino tal vez tenía una deuda con Harlen, recordó su esfuerzo en 2016, jamás se quejó, jamás bajó su intensidad, y el tiempo en la banca le sirvió para madurar, ser mejor persona y sobre todo, ser mejor arquero.

En la pretemporada de 2019 Chipi Chipi marcó la diferencia, mostró su evolución, cada volada y cada saque eran más perfectos, y Craviotto lo abrazó y le dijo es tu oportunidad.

Chipi Chipi inspirado en su familia, apoyado por sus compañeros y por la hinchada que siempre pidió una oportunidad para él, es en este momento uno de los jugadores más destacados del club, sus atajadas han significado puntos, han sido claves para brindarle seguridad al equipo y obtener valiosos puntos para el ascenso.

Hoy completó 400 minutos sin recibir gol esta temporada, Pereira en 5 partidos del Torneo Águila tan solo ha recibido un gol y está haciendo historia como uno de los arqueros matecañas con un invicto tan largo.

El sigue caminando tranquilo, con su misma sonrisa, con su voz suave pero que transmite sinceridad y respeto, solo piensa en su familia, asume con humildad los elogios de los hinchas y la prensa, hoy está de moda Chipi Chipi, pero el camino es largo y falta mucho para el objetivo.

Hace pocos días una paloma se posó sobre su hombro y lo invitó a volar muy alto, a creer en él, a entender que con la fuerza de sus brazos, que son sus alas, está su futuro, está el sueño de los hinchas y su familia.

El querido Chipi Chipi está en #ModoAscenso2019.

Fuente: deportivopereira.com.co

Compra rápida
WhatsApp Contáctenos vía Whatsapp